Extremadura tiene una gran variedad de recetas propias de repostería y hoy os vamos a hablar sobre las roscas de Alfajor, dulce típico de Casar de Cáceres.

Las roscas de Alfajor son unas rosquillas cuya masa se elabora con agua, sal y harina y cuya característica es el contraste de sabor entre el salado, de la masa, y el dulce, de la miel, que se usa como relleno junto al pan rallado. Esta masa recibe el nombre de crema de Alfajor, que proviene de la época en la que los musulmanes ocupaban nuestro país.

Para la receta de las Roscas de Alfajor necesitaremos:

Para la masa:
– 250 gr. de harina de trigo.
– 125 gr. de aceite de oliva.
– 70 gr. de agua.
– 1/2 cucharadita de sal.
Para el alfajor:
– 250 gr. de miel.
– 70 gr. de pan rallado de pan blando.

Elaboración:

Comenzamos realizando la masa poniendo en un bol un poco de aceite, la harina, agua y la sal, removiendo todo hasta que la masa sea manejable.

Para realizar la crema de Alfajor cogemos un plato hondo, añadimos la miel y el pan rallado mezclando bien hasta que formemos una pasta.

Ahora llega el momento de darle la forma a las roscas y para ello cogemos una bolita de masa, la extendemos bien y la rellenamos con la crema de Alfajor y cerramos en forma de rosca. Finalmente, le realizamos tres cortes (ojos) a la rosca para que respire la miel.

Las rocas de Alfajor originales se hornean a 220 grados durante diez minutos en un horno de leña, pero en nuestro caso nos valdrá nuestro horno eléctrico precalentado a 200 grados también durante diez minutos.

Os dejo con un video donde podréis ver cómo realiza estos dulces una fábrica artesanal: