El hostal “La flor de Al-Andalus” de Mérida sólo tiene tres o cuatro años por lo que todas sus instalaciones son modernas y están nuevas. El único inconveniente es que no tiene ascensor.

Su decoración recuerda la etapa morisca de la capital extremeña y está situado a tan sólo 700 metros del centro de la ciudad.

Sus habitaciones, de un tamaño no demasiado grande, cuentan con cerraduras electrónicas, suelos de tarima flotante, ventanas y balcones aislados con doble acristalamiento, aire acondicionado, calefacción, caja fuerte, TV, Wi-Fi gratuito y cuarto de baño completo con un amplio kit de cogida y secador de pelo.

Cuando llegas al hostal, la persona encargada del mismo te ofrece la llave de tu habitación y también otra de la puerta principal del Hostal para que puedas entrar en todo momento sin tener que llamar al timbre.

El precio de la habitación doble oscila entre los 45 y 52 euros, dependiendo de la temporada, y la individual entre los 33 y los 36 euros.

En resumen, el hostal “La flor de Al-Andalus” es una buena opción, si sólo buscamos un sitio donde descansar y darnos una ducha en nuestro viaje a Mérida.