Seguimos con nuestros artículos sobre dónde bañarse en verano en Extremadura, no tendremos playa, pero sí ríos, lagos y piscinas naturales, y hoy le toca el turno a la piscina natural “El Jevero” de la localidad cacereña de Acebo, en Sierra de Gata.

Esta piscina tiene un especial encanto porque está situada bajo un puente medieval, además dispone de un aparcamiento, muy pequeño, con capacidad para unos veinte automóviles. Otras de sus características es que cuenta con un chiringuito-Restaurante-Hotel rural por si te has olvidado la nevera en casa y quieres tomar una bebida refrescante, comer un buen menú, o bien, descansar plácidamente durante la noche y seguir al día siguiente disfrutando el agua “fresquita” de la piscina natural “El Jevero”.

La mayor parte de esta piscina no cubre, por lo que es ideal para los niños, pero remontando un poco el río encontraremos unas cascadas, que podemos usar como chorros de aguas relajantes para nuestra cansada espalda, e incluso, pocetas profundas que podremos usar para tirarnos desde las piedras del río al agua, sin miedo de darnos contra el fondo.

Totalmente recomendable.