Aunque en Extremadura no tenemos mar, no se puede tener todo, sí contamos con una playa que cuenta hasta con la Bandera Azul, el distintivo internacional de la Asociación de Educación Ambiental y del Consumidor (Adeca) que premia la accesibilidad, el respeto a la legislación y la calidad de las aguas. Fue en el año 2010 la primera playa de interior en recibir esta distinción.

La playa de Extremadura es la playa del pantano de Orellana donde, aparte de sus aguas, hay chiringuitos, merenderos, un centro de vela, un rocódromo para escalada y un centro de interpretación de rutas senderistas.

Recomendación absoluta para visitar en el asfixiante estío extremeño.

Os dejo con un video, realizado por el programa España Directo, para que podáis ver con imágenes en movimiento la playa de Orellana la Vieja: