La Iglesia de San Andrés Apóstol, de la localidad cacereña de Torrejoncillo, acaba de ser nombrada un Bien de Interés Cultural en su categoría de monumento.

Esta Iglesia de estilo gótico y renacentista se comenzó a construir en los años 1550 al 1686 y a lo largo de los siglos fue añadiendo elementos como la capilla cruciforme en el lado del Evangelio y la torre del reloj, en el siglo XIX, y la capilla bautismal, en el siglo XX.

De su interior destacan el púlpito, elretablo mayor, el cuadro del Juicio Final o talla de Cristo Resucitado, además de las pinturas murales de la sacristía, realizadas por Juan de Ribera en 1579.

La fachada de la Iglesia de San Andrés Apóstol de Torrejoncillo fue restaurada en el año 2010.