Uno de los productos más típicos de la región extremeña es la cachuela, que es paté de hígado y manteca de cerdo ibérico que se emplea habitualmente para untar en tostadas para el desayuno.

Como es habitual en los productos típicos, dependiendo de la zona, o bien, las manos de quién la realiza, su forma de realizarse y su sabor puede variar.

Particularmente, una de las mejores cachuelas extremeñas que he probado últimamente, y es la que compro ahora siempre, es la de Precocinados Fernández, una empresa nacida en el año 1972 con una amplia trayectoria en el sector cárnico de la ciudad de Mérida.

El precio de la tarrina de cachuela extremeña de Precocinados Fernández es de 1,65 euros, IVA incluido, si pasáis por Mérida os recomiendo comprarla en el Cash del Jamón y el vino, ubicado en la Avenida de Cáceres, 82, junto al colegio de las Josefinas, y que es propiedad de Diego Alhaja e Hijos, S.L, que cuenta con más de 40 años de experiencia en el sector.

P. D. Os recuerdo este artículo donde publicamos la receta de la cachuela extremeña.