Los próximos días 25, 26 y 27 de diciembre la localidad cacereña de Albalat celebrará su tradicional Fiesta de Las Tablas, cuyo Ayuntamiento quiere que sea declarada Fiesta de Interés Turístico Regional.

Esta original fiesta tiene más de 100 años de antigüedad y consiste en celebrar el paso de los jóvenes (“los quintos”) a la madurez, es decir, los chicos y las chicas que este año han cumplido 18 años.

La noche de Nochebuena los vecinos cantan y bailan canciones populares alrededor de una hoguera que han fabricado los quintos por la mañana.

Los días 25, 26 y 27, al terminar la misa, ha explicado el alcalde, los quintos saldrán ataviados con el traje tradicional y cuatro de ellos portarán en la cabeza las tablas adornadas con flores, panes y frutas y al son de la música van ofreciendo vino de las cosechas caseras, cacahuetes y altramuces.

El nombre de las tablas procede porque esta fiesta es un homenaje al Niño-Dios, en recordación de las ofrendas de los Reyes Magos y de los pastores: consisten en unos tableros engalanados con pañuelos de seda, rosarios, medallas y cintas de variados colores, sobre los cuales colocan rosquillas, panes, naranjas, golosinas, etcétera, que han de venderse después por medio de pujas, ante la puerta de la iglesia.