Gracias a los políticos catalanes, con el tema del independentismo, el cava extremeño despuntó en el año 2004 y, desde entonces, sus ventas no han parado de crecer.

En el año 2004 las cuatro bodegas extremeñas de cava con denominación de origen vendieron 75.000 botellas, mientras que este año 2013 las ventas se dispararán por encima de los 2,1 millones de unidades. No se ha vendido más porque no hay uva en Almendralejo para producirlo. Para el año próximo sólo la bodega López Morenas tiene comprometidas ya tres millones de botellas de cava extremeño.

Las cuatro bodegas extremeñas con denominación de origen son López Morenas, Vía de la Plata, Romale y Marcelino Díaz.

López Morenas, que compró Inviosa en 2011, vende ya la mitad del cava regional al extranjero.

David Díaz, exgerente de Inviosa y fichado por López Morenas para seguir con el negocio a través de su antigua marca, Bonaval, ha declarado que “Para el año que viene creo que se duplicará la cifra. Esperemos que en poco tiempo seamos capaces de tener más de 1.000 hectáreas para el cava. Seguramente si hubiera más hectáreas para cava ese cava estaría ya vendido en estos momentos aunque hay que ir con prudencia y sin perder nuestra diferenciación de producto de alta calidad y elaborado de una forma determinada”.