Uno de los sitios más visitados en verano del Valle del Jerte es la reserva natural de la Garganta de los infiernos para llegar a la zona conocida como “Los Pilones”, porque es un lugar idílico para darse un baño, en sus aguas cristalinas, y divertirse tirándonos por sus piedras y pozas.

Para llegar a “Los Pilones”, que son marmitas de gigante excavadas por la acción erosiva del agua (ver foto), habrá que andar durante 3 kilómetros, aunque durante la ruta podremos disfrutar de la belleza de la naturaleza del Valle del Jerte.

¿Cómo llegar?

En la N-110, entre los pueblos de Jerte y Cabezuela del Valle, nos encontramos con un indicador de la Reserva Natural de la Garganta de los Infiernos. En este punto nos desviamos por una pista de tierra (unos 300 m.) que nos lleva a la entrada principal de dicha Reserva y al inicio de la ruta de los Pilones. Es aquí donde debemos dejar los coches y empezar a caminar.

Esta ruta nos ofrece dos posibilidades de hacerla: un sendero o una pista de tierra (está prohibido el paso de vehículos con motor). Sin duda es más bonito el sendero. Subimos a la sombra de un hermoso castañar para llegar más tarde, y ya entre robles, a un mirador desde donde se puede contemplar un salto de agua llamado “El Manto de la Virgen”, ya que en invierno se hiela formando como un gran manto blanco.

Unos metros pasado el mirador, empezaremos a descender hasta llegar a Los Pilones, una zona de piscinas naturales (formadas por la erosión que el agua ha producido sobre la roca) y saltos de agua.