Si el otro día escribíamos sobre el queso Francisco Sudao, hoy también os recomendamos probar la torta Cremosito del Zújar que se produce en Campanario (Badajoz) en la fábrica ArteSerena.

La elaboración de los quesos cremositos del Zújar se hacen a la manera tradicional pero en una fábrica moderna y con una alta tecnología para tener todo su proceso bajo control.

Su materia prima es la leche de las ovejas merinas (Wikipedia: Se trata de una raza compacta, de cuello y patas cortas, impresión que se ve reforzada debido a su lana larga, fina y rizada) controladas en explotaciones propias.

Como curiosidad, destacar que su cuajo vegetal natural se obtiene de la maceración de los pistilos de la flor Cynara Cardunculos (“Cardo silvestre) que ayuda a provocar su coagulación.

Tiene un sabor intenso y persistente, destacando un matiz de amargor final,  mientras que su aroma es más fuerte que su sabor.

Se recomienda consumir a una temperatura de 20- 25º y abrir este queso por arriba, como todas las tortas, a modo de tapa, remover  un poco su contenido y degustar untando este queso en una buen pedazo de pan.

Sin lugar a dudas, un queso muy apetecible.