Este pasado fin de semana, 2 y 3 de febrero, se ha celebrado en la localidad cacereña de Montehermoso la fiesta de los negritos de San Blas, fiesta de Interés Turístico Regional en la que participan siete bailarines con la cara tiznada con corcha quemada (negritos), que llevan el traje típico de la localidad, uno de los cuales es el palotero, quien lleva un zurrón de piel con los utensilios de las danzas.

El sábado a las 19.45 horas tuvo lugar la tradicional “Velá” a San Blas en la Ermita de San Bartolomé mientras que el domingo a las 11:00 comenzó la Misa Mayor en la Ermita de San Bartolomé y Procesión de San Blas y a las 12:00 horas comenzaron las exhibición de las danzas populares de “Los Negritos de San Blas” en la Plaza de España de Montehermoso.

Según informa la Wikipedia, el origen de esta fiesta tan curiosa de Montehermoso tendría lugar, como cuenta la leyenda popular, en la historia de una familia muy pobre, compuesta por siete hermanos, que se acercaban todos los años por el día de San Blas para pedir limosna. Cuando pasaron 16 años ya habían bailado 16 danzas diferentes y al año siguiente se tuvieron que tiznar la cara de negro para evitar que les reconocieran. Fueron reconocidos y los vecinos les permitieron regresar todos los años al pueblo para interpretar sus danzas con la condición de que bailaran todas las danzas y con las caras tiznadas.