La fiesta de las Candelas se celebra de una manera muy original en la localidad cacereña de Monroy, donde esta fiesta es más conocida con el nombre de “Las Purificás“.

Las Purificás” son cada año cuatro jóvenes elegidas por la mayordoma de la Virgen del Rosario que, ataviadas con el traje típico local, interpretan 25 coplas alusivas a la purificación de la Virgen.

Esta particular fiesta no tiene documentando exactamente sus orígenes aunque se remonta a la Edad Media. Los primeros escritos sobre ella datan del año 1700. Además, nada ha evitado desde entonces (ni guerras, ni epidemias) que tenga lugar esta tradición en Monroy.

Por la tarde las celebraciones continúan con el reparto de roscas de piñonate y una verbena llena de música y color.