La Torre de Espantaperros de Badajoz, también conocida como la Torre de la Atalaya, fue construída por los almohades en el año 1170, en concreto por el Califa Abu Yaqub Yusuf (1135-1184). Está situada en la parte oriental de la Alcazaba de Badajoz y constituye la torre de vigilancia más fuerte de todo el recinto. Su planta es octogonal, es decir con ocho lados, y se conserva en toda su altura. Su altura es de 20 metros.

La Torre de Espantaperros de Badajoz es del siglo XII y es uno de los más importantes monumentos almohades de la Península Ibérica. Además, sin duda, es el momumento más representativo de la ciudad de Badajoz.

Construida en argamasa y tapial, cuenta con 30 metros de altura, con una planta octogonal, coronada por un cuerpo cuadrangular, avanzado 25 metros sobre la cerca principal, a la que se une mediante un lienzo amurallado. En el pasado, esta torre se utilizaba para vigilar y dominar el arrabal de La Galera, edificio del siglo XVI adosado a la torre.