En la población cacereña de Jaraíz de la Vera, debido a las obras de construcción de la nueva estación depuradora de aguas residuales, se ha encontrado un dolmen que destaca por su buen estado de conservación.

El nuevo dolmen, al que se le ha bautizado con el nombre de Lámoina 1, será uno de los monumentos más visitados de esta población cacereña porque se vallará su entorno y se acondicionará para que el Ayuntamiento de Jaraíz gestione la conservación del mismo y la regulación de las visitas.

Se trata de un dolmen de cámara circular con corredor largo precedido por un atrio, cubierto todo por un túmulo, que se conserva en su integridad, construido con piedras y tierra del entorno. Según los primeros estudios, se construyó entre el IV milenio antes de Cristo y la mitad del III milenio a.C.

Para quién esté interesado en visitarlo, que pregunte por la zona conocida como “El Canchal” de Jaraíz de la Vera.