La miel es uno de los productos típicos de la región extremeña, siendo las mayores zonas apícolas de Extremadura las siguientes:

– Las Hurdes y Sierra de Gata, al norte de Cáceres.
– La Siberia, al Nordeste de Badajoz.
– Villuerca Ibores, al Este de Cáceres, zona que cuenta con Consejo Regulador.
– Sierra de San Pedro y márgenes del Tajo, al Oeste de Cáceres.

En estas zonas los apicultores tienen una media de 500 colmenas y se ha convertido en un pequeño motor empresarial en estas comarcas.

Además, con la miel también se realizan otros productos como Jalea real, polen y cera.

Destacar que la miel de Villuercas-Ibores es una de las 12 denominaciones de origen que tiene Extremadura.

En vuestro viaje a Extremadura os recomiendo comprar miel de la región porque, aparte de por su sabor, vuestro cuerpo también os lo agradecerá por sus numerosas propiedades beneficiosas para nuestro organismo.