Extremadura también destaca por la riqueza monumental de sus puentes antiguos aunque, desgraciadamente, muchos de ellos estén en ruinas.

Uno de estos puentes es el de “La Lavadera“, ubicado en La Aldea del Obispo (Cáceres), que forma parte de la vía pecuaria del mismo nombre. Está construido en mampostería, tiene nueve arcos de distintas dimensiones y sus medidas son de 70 metros de longitud por cuatro de ancho.

El puente de “La Lavadera” está situado sobre el río Tozo y ha sido utilizado durante siglos para la trashumancia.

Como curiosidad, destacar que popularmente se le conoce como el Puente de “La Vaera”. El origen se le atribuye a los moradores de una finca vecina, debido a algún refrán popular.

Este año la Junta de Extremadura ha destinado una parte de su presupuesto para su adecuación y conservación.