Uno de los alimentos más clásicos de la gastronomía extremeña es la cachuela.

Debo confesar que es una de mis tostadas favoritas a la hora de desayunar en un bar. Además, prefiero la cachuela que tiene bien compensada la cantidad de hígado con la manteca.

Por si queréis comer cachuela casera, os dejo con la receta de la auténtica cachuela extremeña:

Ingredientes:
– 750 gramos de hígado de cerdo.
– 600 gramos de manteca de cerdo.
– Sal.
– Pimienta negra.
– 3 Clavos y comino.
– 5 dientes de ajo.
– 1 cucharada de pimentón de la vera.

Elaboración:
Poner en una sartén la manteca y cuando esté medio derretida añadir los ajos picados, el hígado y la pimienta, y se deja cocinar a fuego lento unos 10 minutos. Una vez que el hígado esté hecho, sacar de la manteca y dejar enfriar un poco. Triturar con un poco de la manteca templada. Una vez triturado mezclar con el resto de la manteca derretida y agrega el comino, el clavo, la sal y el pimentón de la Vera, teniendo cuidado que todo se mezcle bien y no se queme el pimentón con el calor. Probar de sal y dejar enfriar un poco. Cuando este templada, verter en recipientes de vidrio con tapadera. Para que la manteca no se quede en la parte de arriba remover de vez en cuando para que quede todo mezclado.

Vía: Cuchillo y tenedor